Con una oferta para entregar desde un kilo de verduras hasta la posibilidad de transportar volúmenes de hortalizas y mercancías en general por más de una tonelada, empresas chinas que ofrecen transportes de carga por aplicación buscan conquistar el mega mercado que representa la Central de Abasto (CEDA) de la Ciudad de México.

La CEDA es un foco de atracción porque diariamente recibe a unos 500 mil habitantes y todos los días transitan cerca de 62 mil vehículos, 2 mil tráileres, mil 500 camiones torton y 58 mil 500 automóviles y camionetas para funciones de abasto y desabasto, se trata del mercado mayorista más grande de América Latina y el centro de suministro y distribución alimentaria más grande de todo el mundo, con un valor de operación comercial de aproximadamente 9 mil millones de dólares anuales, sólo superada por la Bolsa Mexicana de Valores, asegura, la empresa china Lalamove México.

Este gran volumen de operaciones está acelerando la renovación tecnológica en la Central de Abasto donde muchos de sus procesos están migrando hacia el universo digital, indicó, Alberto Argaiz, gerente de operaciones para conductores de la empresa.

Un desafío será lograr que los clientes confíen más en las plataformas digitales, por el momento las operaciones de Lalamove son incipientes y al día de hoy trabaja con varios clientes ofreciendo un volumen de 30 a 40 entregas diarias, agregó.

Al ser un producto nacido en la tecnología digital, la eficiencia es esencial para resolver las necesidades de grandes comercios, por lo que la compañía asegura contar con procesos 100 por ciento automatizados y un equipo experto en software, temas operativos y ventas.

Todo esto para generar entregas en 24 horas con rutas optimizadas y paradas múltiples, por lo que además de la eficiencia, esperan ofrecer disminución de costos operativos, temas en lo que según Alberto Argaiz, “estamos muy bien parados en ese aspecto, con precios sumamente competitivos pues no tenemos tarifas dinámicas, ni otro tipo de comisiones extras, pagas los kilómetros que usas”.

Fuente: La Jornada