Daimler Truck AG, Traton Group y Volvo han firmado un acuerdo (no vinculante) para implantar y operar una red de recarga rápida para camiones eléctricos y autobuses de largo recorrido en toda Europa. El objetivo es iniciar la creación de una infraestructura de recarga acorde a las necesidades de estos vehículos pesados (cuyas baterías son mucho mayores que las de un turismo eléctrico) que dé confianza a los potenciales clientes de cara a utilizar camiones y/o autobuses eléctricos en sus operaciones.

El acuerdo anunciado por las tres compañías sienta las bases de una futura empresa conjunta (joint venture, en inglés) que será propiedad de las tres a partes iguales y que tiene como objetivo «instalar y operar una red de recarga pública de alto rendimiento» para camiones eléctricos de gran tonelaje y autobuses eléctricos de largo recorrido.

Las tres compañías tienen previsto iniciar las operaciones de esta empresa conjunta en el año 2022 con una inversión de 500 millones de euros. El objetivo es instalar al menos 1.700 puntos de recarga en los cinco años siguientes a partir de la creación de la empresa conjunta, unos cargadores que se instalarán por toda Europa cerca de carreteras, en centros logísticos y en puntos de destino estratégicos. Además,

Según el comunicado, el número de puntos de recarga se incrementará significativamente con el tiempo mediante la búsqueda de socios adicionales y de financiación pública. Está previsto que la futura empresa conjunta en cuestión opere con su propia identidad corporativa y tenga su sede en Ámsterdam (Países Bajos). La creación de la empresa conjunta está sujeta a las aprobaciones reglamentarias y a la firma de un acuerdo final vinculante, que está previsto para finales de 2021. A pesar de esta alianza, Volvo, Daimler y Traton seguirán siendo competidores en el resto de las áreas.

Este principio de acuerdo tiene una importancia muy significativa, ya que se trata de los tres mayores fabricantes de camiones del mundo.

Sin embargo, este esfuerzo no es suficiente a nivel general. Un reciente informe de ACEA señala que son necesarios entre 10.000 y 15.000 puntos de recarga de alta potencia, tanto públicos como en destino, antes de 2025, y unos 40.000-50.000 puntos de recarga antes de 2030. Este informe, y el acuerdo de Daimler, Traton y Volvo, debería servir como llamada de atención a todos los actores de la industria, además de gobiernos y reguladores, para trabajar en la expansión de una infraestructura suficiente para poder alcanzar los objetivos climáticos de la Unión Europea, que tiene como objetivo conseguir un transporte por carretera neutro en emisiones de CO2 para el año 2050.

Como señal de cooperación hacia otras partes interesadas, la red de recarga de Daimler, Traton y Volvo estará abierta y será accesible para los vehículos comerciales eléctricos de todos los fabricantes.

Cabe recordar que, en diciembre del año pasado, los siete mayores fabricantes de camiones de Europa (Daimler, Scania, MAN, Volvo, DAF, Iveco y Ford) acordaron dejar de vender camiones diésel en 2040 y lanzar, a partir de esa fecha, únicamente camiones ‘cero emisiones’ alimentados por hidrógeno, baterías o por combustibles limpios neutros en carbono.

Fuente: Híbridos y eléctricos